El príncipe Imrik, Señor de los Dragones

IMRIK

En Caledor, los Dragones duermen en el interior de los volcanes extinguidos de las montañas conocidas como Montañas del Espinazo del Dragón. Sueñan con épocas remotas, cuando volaban por el aire saturado de magia de Ulthuan, escupiendo fuego y destruyendo a los enemigos de los Príncipes Dragoneros. Actualmente, las montañas se han enfriado y el poder de los Dragones ha disminuido. Pocos son los Dragones que pueden ser despertados cuando las trompetas de guerra suenan entre los picos de las montañas, convocando a los dispersos habitantes de Caledor a la batalla.

Al igual que los Dragones, el linaje de los Príncipes Dragoneros está desapareciendo. El Príncipe Imrik, Señor de los Dragones, es el último descendiente de la casa de Caledor, el Rey Fénix de la antigüedad. En él está concentrado todo el poder y la nobleza de esta gran casa. Los Dragones más poderosos todavía despiertan de su sueño respondiendo únicamente a su llamada.

El Príncipe Imrik es el guerrero Alto Elfo más poderoso de su era. Los habitantes de Ulthuan dicen que la nobleza del Rey Fénix Caledor y la fuerza en combate del Rey Fénix Tethlis han renacido en el Señor de los Dragones. Dirige su Dragón al ataque, picando sobre los enemigos de los Altos Elfos con la furia destructora de un relámpago. La gran bestia escamosa agarra a sus víctimas y las despedaza miembro a miembro, mientras el Príncipe Imrik atraviesa un enemigo tras otro con su devastadora Lanza Estelar. Pocos pueden resistir su ataque, y ningún ser vivo puede sostener su ardiente mirada o igualar la fuerza de su brazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario