Relato: Pacto de poder

Pacto de poder
En el claro una damisela con vestimenta roja esperaba sentada sobre un árbol cortado. Su piel pálida era como la porcelana, su belleza, rozando la perfección. Era casi antinatural. Sus movimientos, lentos y cuidados, denotaban una confianza fuera de lo común. Del norte llego un caballero de negra armadura completa con un escudo blasonado con una serpiente amarilla sobre un fondo negro. El caballero descabalgo ante la damisela, la cual no se inmuto ante su impresionante interlocutor.

-Hola Gran señor, llegas pronto a la reunión, espero sea de su agrado- Dijo la doncella con modales sibilinos.
-Eso mismo espero yo, estoy preparando la conquista de un país y no estoy para perder el tiempo Enviada de la Verdadera- Dijo el caballero negro, hosco tras su ornamentado yelmo.

-Lo que veras hoy, buen señor, será tan grato como cuando bebisteis de la copa de ella, hoy será el día que marcara la futura guerra, así que muestra el respeto que debes, me envía ella, y es ella quien te ha elegido para empezar la conquista de esta tierra-.

-Es cierto que ella me dio poder y verdad, y yo me he hecho con un ejército para la conquista ¿qué más necesito?- Contesto el caballero negro exceptivo y airado.

-¡A mí!- llego una voz de ultratumba desde lo profundo del bosque.

La damisela sonrió mientras el caballero sorprendido buscaba al interlocutor de la voz. De entre los arbustos tras la damisela un esquelético individuo de azulada piel  con aspecto tan demacrado como un cadáver. El delgado personaje, con movimientos casi espasmódicos pero rápidos y calculados, se acerco al lado de la damisela.

-¡¿Qué es esto mi señora?!- Comento el caballero airado desenvainando la espada.
-Tranquilo Mallobaude, este será su nuevo aliado, y juntos liberareis al Azote de esta tierra, y la alianza estará terminada-

-¡¿De qué habláis?!- Mallobaude seguía en guardia, mientras el cadavérico personaje se le acercaba y hacia una extraña y exagerada reverencia.

-Hola mi señor, mi nombre es Melkhior, yo levantare a los muertos para que se unan a tu ejercito, y gracias a ellos seremos imparables…y por supuesto, levantaremos al Duque muerto para ayudarnos en esta empresa- Dijo con una pequeña carcajada final.

-¿De qué habla este ser? ¿Qué Duque?- Dijo el caballero negro confundido.


-Melkhior es el mejor nigromante de los nuestros, y traerá al Duque rojo, al Azote de Aquitania a luchar de nuestro lado Mallobaude ¡Seréis invencible en batalla con tales aliados!- Chillo la bella dama enseñando poderosos dientes caninos. Su apariencia angelical se torno en monstruo por un simple segundo. -Tú, Mallobaude, serás su conquistador, harás de este reino de Bretonia el comienzo de una nueva Lahmia….-


No hay comentarios:

Publicar un comentario